Habilidades para el 2025: aprendizaje visionario


Se han preguntado alguna vez cómo será trabajar en 10 o 15 años más? o ¿Qué tipo de trabajos nuevos aparecerán y qué otros ya no existirán? El mundo está cambiando mucho más rápido de lo que nos damos cuenta y con la aceleración de la innovación, debiésemos preguntarnos qué tipo de habilidades necesitaremos cultivar para responder a estos cambios.

De acuerdo al informe "El futuro del trabajo", del Foro Económico Mundial de enero del 2016, las habilidades que primero se van a requerir de las personas en el 2020 son las relacionadas con la resolución de problemas complejos.

Esta habilidad requiere lo que algunos especialistas llaman las habilidades cognitivas no lineales. De hecho se pronostica un reemplazo gradual de todos esos trabajos que requieren habilidades cognitivas lineales, por algoritmos de inteligencia artificial en el futuro cercano. ¿Qué estamos diciendo y cuáles son? Trabajos como la contabilidad básica, la edición de documentos, la digitalización de información se va a poder lograr de manera mucho más rápida y barata con estos sistemas. Sí, casi todo eso ¡lo podrán hacer las máquinas!

Lo que seguirá siendo único, grande y nuestro

Sin embargo, las habilidades que probablemente sean difíciles de reemplazar son las cognitivas no lineales, por eso quisimos entrevistar a una especialista en el área de innovación y que en los últimos ha estado analizando este terreno.

Blanca Velasco, socia fundadora de Plataforma360, se aproximó al tema al ver la dificultad de aprendizaje en ejercicios prácticos de innovación que presentaban sus estudiantes universitarios o emprendedores de base tecnológica.

Esta dificultad se manifestaba como "quedar en blanco", desconcertados, irritados, escépticos, luchando contra ellos mismos, y estados de ánimos poco conducentes a pensar fuera de la caja.

La situación se despejaba al avanzar en los programas y encontrar, casi siempre, un salto en aprendizaje sorpresivo. Esta persona se lanzaba a probar, a hacer, a dibujar, a jugar el juego, a entrevistar, a observar, mostrando así menor temor a la exploración, lo cual es propio del verbo innovar. Es decir, se trata de fomentar la generación de nuevas sinapsis y relaciones entre disciplinas, conocimientos y experiencias personales, mediados por acciones que involucran emociones, corporalidad, uso sentido de los sentidos. ¿Por qué cuesta tanto? Esa fue la pregunta que partió investigando Blanca.

Yo también tuve la experiencia de realizar talleres de pitch a emprendedores y cuando les pedía anotar en 2 minutos cuáles eran los principales mensajes que querían comunicar, muchos de ellos se quedaban congelados con lápiz y post-it en mano. La presión del tiempo no los dejaba fluir y los métodos ágiles simplemente quedaban convertidos en el método tradicional de pensar, pensar, pensar, pensar, y luego de 5 minutos, escribir una frase larga y complicada.

¿Y qué son las habilidades cognitivas no lineales?

Antes de desarrollar el tema, hay que despejar primero qué son las habilidades cognitivas no lineales. Para Blanca son: “aquellas que usamos para realizar cambios, observar, detectar formas o patrones de comportamiento de los seres vivos (desde moléculas hasta personas), hallazgos. También para generar innovaciones, transformaciones, nuevas interpretaciones de la realidad, para lo cual se requiere de habilidades y disciplina de pensar de una manera que es distinta a la que se ha pensado siempre".

De otro modo, comienza a operar el automático, o sea lo que ya hiciste, la sinapsis conocida y fácil. Aquella del lado "flojo" de la manera de pensar, que se caracteriza por ser rápida, con menor esfuerzo y sin control voluntario.

- ¿Cómo se observa el pensamiento “flojo” del que hablas?

"Se observa cuando arrancamos de un incendio o nos preguntan cuánto es 2+2. Es el sistema que reconoce una sinapsis, está disponible y almacenada en la memoria. Lo cual no es un pensamiento, sino una reacción. Es lo que nos sale fácil, lo que estamos acostumbrados a hacer. Este pensamiento es muy útil, pero inefectivo si queremos resolver algo más complejo, o crear nuevos pensamientos.

El problema, quiebre o crisis ocurre cuando a un profesional o trabajador/a, que se supone usará su conocimiento para aplicarlo a nuevos desafíos, se le piden nuevos enfoques, perspectivas, experiencias, apropiación cruzada u otras habilidades que generen valor, reaccione con estándares tradicionales y conocidos, realizando lo que puede hacer un sistema y autodesvalorizándose en sus aportes", nos cuenta Blanca.

Explica que estas crisis suceden, por ejemplo, cuando jóvenes profesionales o tecnólogos no encuentran trabajo (sólo lo buscan enviando CV por email), cuando no tienen un universo de conversaciones relacionadas con sus materias o intereses, o cuando simplemente no tienen intereses por agotamiento temprano. También cuando antes de pensar en soluciones, se buscan en internet o cuando se confía más de la cuenta en las finanzas, la tecnología, algún programa social, lo que genera pérdidas importantes para sus organizaciones.

- ¿Cómo salir de eso?

"Los seres humanos disponemos de otras formas de pensar, la segunda, que es la más 'esforzada', la que permite hacernos preguntas de fondo y trabajarlas, y que nos da seguridad en nosotros mismos y en nuestras respuestas. Esta forma es reflexiva, lenta, requiere focalización y regularidad en su adquisición, disciplina, y también nos hace estar a gusto en la forma de aprender, que sería el pegamento de lo colectivo. En el fondo, el pensamiento refiere a un esfuerzo no rutinario.

El punto es que nos cuesta, no hemos aprendido o no sabemos hacer las preguntas que involucren cambios fuertes, que te ponen en el camino de llevar adelante cambios más profundos, con mayor significado para nosotros y para la sociedad en la cual vivimos".

- ¿Cómo podríamos enseñar estas habilidades a escolares que en el 2025 se enfrentan a un campo laboral muy distinto al actual?

"Esto es un dolor de cabeza para los educadores y diseñadores de políticas e instrumentos para mejorar la calidad de la educación. Es mundial.Aquí se requiere visión de conjunto que tenga en cuenta los cambios societarios actuales, la forma de vivir hiperconectados y desconectados vivencial y simultáneamente. Son cambios que tomarán mucho tiempo, pero hay avances (…) Lo único que puedo observar es que estamos en un punto de inflexión respecto de la educación. Educar es parte del vivir, no solo de la escuela o de la universidad".

- ¿Qué recomendarías para poder practicar estas habilidades?

"Actualmente las tecnologías pueden ser de gran ayuda al ampliar las posibilidades de aprender a lo largo de la vida, de manera indisoluble con la generación de comunidades de práctica, las que pueden llamarse de cualquier forma. Grupos de estudio, de trabajo, tribus, club de lecturas: lo esencial es la iteración, la regularidad e intención. Los blogs también sirven por su capacidad de generar adhesión y compromiso asincrónico, cada quien a su tiempo, a su ritmo. El respeto por el otro es indispensable.

La invitación es a seguir explorando y creando heurísticas propias para la práctica de estas habilidades 'no lineales' en cada acción, proyecto u organización en la que estemos activamente comprometidos, más allá de pertenecer, aprendiendo y siendo con otros".http://www.eldefinido.cl/actualidad/plazapublica/8443/Estas-son-las-habilidades-que-necesitaremos-para-el-2025/

#Aprendizaje

Posts Destacados
Posts Recientes
Búsqueda por tags